Skip to main content
Home Studio

¿Qué necesitas para montarte un Home Studio básico?

Nunca hubo un mejor momento para montarte un Home Studio Básico. Aquí te contamos todo lo que necesitas para empezar a grabar tus composiciones y que saques a ese Luis Cobos que llevas dentro.
Sabemos que no está el panorama para dar saltos y que esta grave situación puede alargarse todavía mucho más de lo previsto. Así que estaba yo intentando positivar y dándole vueltas al coco para variar, viendo en este caso qué cosas necesito para mejorar mi pequeño Home Studio casero, y de repente me he acordado de los clientes y clientas de Ardemadrid.

¿Estás ya aburrido de tocar la guitarra solo y te gustaría pasar a otra fase?

guitarrista aburridoEs el momento de que te lances a hacer creaciones más complejas, registrar tus temas, orquestarlos, experimentar e incluso que des rienda suelta a tu imaginación y de que te des cuenta de que, además de guitarrista o bajista, eres un compositor nato.

Te explicamos cuales son las cosas imprescindibles que necesitas para llevarlo a cabo, obviando que lo primero con lo que debes contar, y doy por hecho que ya tienes, es con un ordenador funcionando, una mesa vacía y una silla cómoda. A partir de ahí “vamos pa lante”.

Con un presupuesto que no supere los 400 € en total puedes tener todo lo que voy a mostrarte a continuación montado en tu casa un verdadero Home Studio en un par de días a través de nuestra tienda online:

 

  1. TARJETA DE SONIDO EXTERNA CON SOFTWARE INCLUIDO PARA EMPEZAR A TRABAJAR.

Para montar un Home Studio lo primerito que necesitas para arrancar es una tarjeta de sonido externa, por varios motivos:

En principio si ya tienes un software ( tu estudio de grabación virtual) y quieres trabajar desde la tarjeta de sonido interna del ordenador vas perder mucho en calidad de audio, sobre todo si vas a grabar instrumentos externos, que espero que sea el caso, como guitarras, voces, bajos o cualquier otro instrumento. Si te haces con una tarjeta de sonido externa tu grabación llegará al software con mucha más impedancia entre otras cosas y sobre todo con mejor conversión de analógico a digital. Para entendernos, es como si le dieras un montón de platos de puchero a tu señal de sonido antes de llegar a tu ordenador, por el contrario usando la tarjeta del ordenador a través del minijack iba a llegar bastante esmirriada la pobre, y no es buena forma de empezar.

Te recomiendo fervientemente la FOCUSRITE SCARLETT  SOLO 3rd GEN, y como no está el “horno pa bollos” vamos a apostar por este modelo tirado de precio, te va a hacer maravillas. Te bajas los drivers y funcionas a gusto, ya estés con PC o con MAC.

Fosusrite Scarlett Solo 3rd GEN
Fosusrite Scarlett Solo 3rd GEN

Viene con su entrada XLR, con un buen previo para grabar voces u otro instrumento que vayas a registrar a través de un micro. También trae una entrada de línea jack y está equipada con buenos conversores además de ser lo suficiente intuitiva para que alguien principiante trabaje con ella desde el primer momento sin volverse loco.

Lo mejor de todo es que trae una versión de Protools y Ableton incluida. Estos dos cacharros son los softwares que te comentaba antes, estudios virtuales donde tendrás las pistas de tus temas, tu mesa de mezclas, tus efectos, pluggins, instrumentos virtuales, muestras de sonido y todo lo demás para que saques al Luis Cobos que llevas dentro.

Si vas un poco más sobrado y quieres un software más pro aparte de la tarjeta eso ya lo dejamos para otra entrada, porque tendría que extenderme mucho para ver las diferencias entre ellos y sobre todo se nos iría ya de presupuesto.

 

  1. MONITORES DE ESCUCHA Y/O AURICULARES DE ESTUDIO.

Una de estas dos cosas para aompetar el Home Studio es IMPRESCINDIBLE, aunque teniendo en cuenta la de productos de calidad que hay a precios tan bajos, yo os recomiendo los dos y os explico el motivo:

los monitores de estudio serán nuestra escucha, a lo que vamos a acostumbrar nuestro oído. Es una aberración con perdón escuchar tus composiciones por la salida de audio del ordenador, perderemos más de la mitad de nuestra creación en el camino, sobre todo en graves y en definición.

Mackie CR4
Mackie CR4

Es muy importante que inviertas en unos monitores decentes, los hay rondando los 100 euros, mismo precio que la tarjeta que os he recomendado. Por ejemplo, tienes esta pareja de MACKIE CR4 por ese precio, sí, son realmente baratos. Tienen 50 watios de pico de potencia, un altavoz de 4 pulgadas y un tweeter integrado, además vienen con unos puertos traseros para controlar la salida de graves y una respuesta de frecuencias entre 70HZ y 20kHZ. Vamos que para tenerlos como escucha cercana, viniendo de la salida de audio del ordenador y por lo que valen son un triunfo.

Roland RH-5
Roland RH-5

En cuanto al tema de los auriculares, no solo te los recomiendo para no fastidiar al vecino, más bien porque es importante tener otra fuente de escucha distinta y más cercana como la que aportan unos auriculares. Pero tampoco te los recomiendo para tenerlos siempre puestos, pueden despistarte mucho de la mezcla y además pueden sobre todo cansarte el oído. Por eso lo ideal es combinar las dos cosas, usarás normalmente los monitores y cuando tengas dudas o quieras ver algún detalle más concreto puedes recurrir a los cascos para encontrar equilibrio.

Por un precio irrisorio puedes añadir a tu compra estos ROLAND RH 5, con buena respuesta en graves y que no llegan a maquillar demasiado tu mezcla. Vienen con su cable minijack y con un adaptador de 1/4 para enchufarlos a tu tarjeta. De esta manera puedes combinar cómoda y rápidamente tu escucha de monitores y cascos, este movimiento además queda muy pro, te va a gustar hacerlo.

 

  1. MICRÓFONO DE CONDENSADOR

Lo necesitas para grabar voces, ambientes, sonidos externos o cualquier otro instrumento que no esté equipado con salida de línea.

Te explico rápidamente la diferencia entre un micro dinámico ( los de toda la vida de dios) y uno de condensador. El micro dinámico es un micro al uso que se utiliza fundamentalmente en los directos, recoge por vibración y es menos sensible para bien y para mal, es decir recoge menos señal pero también es más difícil que se rompa. El micro de condensador aparte de la vibración tiene una carga magnética extra, el famoso Phantom, que son 48 voltios extra cuya función es que el micro recoja mucho más sonido, por eso este tipo de micros se usan sobre todo para grabar en los estudios y son tan delicados.

Oqan QMC20 Studio
Oqan QMC20 Studio

 

Hay miles de tipos, en función de lo que queramos grabar, por lo que te recomiendo que uses uno más “genérico” para empezar y no volverte muy loco. Puedes probar con este OQAN QMC20 STUDIO, los micros y más los de condensador son carísimos, y este te hace el apaño al precio de unos pantalanes de marca.

Cuando enchufes el micro a la tarjeta y veas que no suena nada, antes de empezar a gritar de desesperación activa el botoncito que pone 48V en la tarjeta y verás que maravilla. Ocurre por el tema de la alimentación phantom que te comentaba justo antes en los micros de condensador.

 

  1. CONTROLADOR MIDI

Muchos ya lo sabréis, la gran mayoría supongo, pero casi todas las semanas alguien en la tienda confunde un controlador midi con un teclado o un sintetizador.

Esto es un poco complejo porque un sintetizador o un teclado con salida midi puede hacer las veces de un controlador, y un controlador puede sonar como un teclado. Es decir, necesitamos un controlador midi porque vamos a asignarle a las teclas lo que queramos que suene desde nuestro software. Igual nos apetece un piano, una batería, samples de voz, un bajo o vete tú a saber lo que se me antoja dentro de mi hemorragia creativa.

Akai Mpk Mini
Akai Mpk Mini

Este tipo de controlador y esta forma de usarlo es muy importante en tus inicios porque hará que tus dos pistas grabadas de voz y guitarra de repente suenen a canción, orquestándolos con los instrumentos que te apetezcan a través del controlador. Lo bueno de los instrumentos virtuales es que hay millones de tipos, y además puedes ir probando rápidamente y asignarle muchos diferentes para ver qué es lo que está pidiendo tu futura canción, a no ser que seas el nuevo Quincy Jones y ya lo tengas todo super claro.

Algunos controladores vienen además con patches e incluso faders, para controlar desde ahí otras funciones del software. Puedes controlar por ejemplo volúmenes de pistas, efectos, y hacerte ya casi un pequeño directo. Si, lo que tiene esto es que te vuelves muy loco de repente ¿pero eso es eso lo que mola no?

Con el AKAI MPK MINI MK II podrás hacer todo lo que te comentaba anteriormente, y conseguirás además controlar fácilmente otras funciones de Ableton, uno de los softwares que vienen con las tarjetas Sacarlett . Tu Home Studio ya está tomando forma

 

  1. CABLEADO NECESARIO E INSTALACIÓN

Ya estamos casi porque poco cable necesitas ya, y es que la mayoría de los productos que hemos repasado vienen con sus cables integrados. La tarjeta viene con su cable USB y se alimenta directamente del ordenador. Acuérdate de instalarle los drivers antes de nada, está chupao.

Los monitores vienen con sus cables de corriente, solo necesitarás comprar un par de jacks balanceados y conectarlos desde la salida de la tarjeta a la entrada de los monitores.

Los cascos vienen con su cable, le colocas el adaptador que viene y lo conectas también a la tarjeta, vas a ver claramente donde. Necesitarás un cable XLR para el micro y lo conectas a la entrada de la tarjeta. Finalmente, el controlador midi viene también con su cable usb por lo que no requiere adaptadores ni más cables.

Un vez que lo tengas todo listo asigna a tu ordenador la tarjeta externa como controlador de audio de sonido y abre un proyecto en blanco en tu software, y ahora sí ya no hay excusa:

A sacar hits como churros con tu nuevo Home Studio.

Óscar

ARDEMADRID

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimos comentarios de nuestros clientes en Google

 

Nuestra tienda usa cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación.